Cultura


Japón ha absorbido muchas ideas de otros países durante el transcurso de su historia, entre las que se incluyen la tecnología, las costumbres y algunas formas de expresión cultural, y ha elaborado una cultura única a la vez que incorporaba estas manifestaciones importadas de fuera. El actual estilo de vida japonés es una rica mezcla de cultura tradicional de influencias asiáticas y la moderna cultura tradicional de occidente.

CULTURA TRADICIONAL
Entre las artes escénicas tradicionales que aún gozan de mucha vitalidad y siguen representándose con mucho éxito en Japón se encuentran el kabuki, el noh, los kyogen y el bunraku. El noh, el kabuki y el bunraku han sido reconocidos por la UNESCO como patrimonio cultural inmaterial.

El kabuki es un género de teatro clásico que se desarrolló a principios del siglo XVII. Se caracteriza por el ritmo de las frases declamadas por los actores, por la extravagancia del vestuario, por un maquillaje muy llamativo (kumadori), y por el uso de artilugios mecánicos para crear efectos especiales sobre el escenario. El maquillaje acentúa la personalidad y el humor de los personajes. La mayor parte de las obras se inspiran en temas medievales o del período Edo, y todos los personajes, incluidos los papeles femeninos, son representados por los hombres.

noh
Escena de la obra de teatro noh Dojoji (Kin-no-Hoshi, Watanabe Shashinjo)

El Noh es la forma más antigua de teatro musical de Japón. El argumento no se conoce tan sólo a través del diálogo, sino también por medio del utai (canciones), del hayashi (acompañamiento musical) y de la danza. Otra de sus características es que el actor principal, ataviado con un vestido muy vistoso de seda bordada, normalmente lleva puesta una máscara de madera lacada. Las máscaras representan a personajes como, por ejemplo, un anciano, una mujer joven o anciana, una figura divina, un fantasma y un joven.

Los kyogen son un género de teatro cómico clásico que se representa con movimientos y textos muy estilizados. Se incluye en las funciones de noh, aunque actualmente a veces se representa de forma independiente.

El bunraku, que se hizo popular hacia a finales del siglo XVII, es una clase de teatro de títeres que se representa acompañado de canciones narrativas y música de shamisen (un instrumento de tres cuerdas). El bunraku es una de las formas más refinadas de teatro de títeres del mundo.

sado
Sado o chado, ceremonia del té. (JNTO)

Otras manifestaciones de arte tradicional, como por ejemplo, la ceremonia del té y el ikebana, todavía forman parte de la vida cotidiana del pueblo japonés. La ceremonia del té (sado o chado) es un método sumamente ritualizado de preparar el té verde. Pero el sado es algo más que un mero ritual de preparar y servir el té: es un arte total y profundo que requiere amplios conocimientos y una sensibilidad delicada. El sado también explora la finalidad de la vida e invita a adentrarse en el conocimiento de la naturaleza.

ikebana
Ikebana o arreglo floral de estilo Ikenobo

El arreglo floral japonés (ikebana), que ha evolucionado en Japón a lo largo de siete siglos, tiene su origen en las primeras ofrendas florales budistas. Este arte se distingue del mero uso decorativo de las flores por el exquisito cuidado que se tiene a la hora de elegir todos y cada uno de los elementos que integran cada trabajo, entre los que se incluyen las plantas utilizadas, el recipiente en el que se coloca cada una de las ramas y de las flores, además de la interacción de estos elementos en el recipiente y el entorno.

CULTURA MODERNA
La música clásica fue introducida en Japón desde Occidente y cuenta con muchos seguidores, ya que se celebran conciertos por todo el país. De Japón también han surgido muchos directores de orquesta (como OZAWA Seiji), pianistas y violinistas que actúan por todo el mundo.

Desde que KUROSAWA Akira obtuviera el León de Oro en el Festival de Cine de Venecia en 1951, el cine japonés ha sido centro de atención en todo el mundo, y las obras de grandes directores como MIZOGUCHI Kenji y OZU Yasujiro han sido muy aclamadas. Más recientemente, KITANO Takeshi fue galardonado con el León de Oro del Festival de Cine de Venecia en 1997 por HANA-BI, y el premio al mejor director del festival de 2003 con Zatoichi. Además, el filme Okuribito (Violines en el cielo) consiguió el Oscar a la Mejor película de habla no inglesa en 2009.

Las anime japonesas (películas de dibujos animados), que han divertido a los niños japoneses desde los años 60, en la actualidad se exportan a todo el mundo y las series como Astro Boy, Doraemon, Sailor Moon y Dragonball Z son las favoritas de los niños de todo del mundo. Entretanto, el Viaje de Chihiro, del director MIYAZAKI Hayao obtuvo el Oscar a la mejor película de dibujos animados en 2003.

En literatura, entre los ganadores japoneses del Premio Nobel se encuentran KAWABATA Yasunari y OE Kenzaburo, mientras que las obras de autores más recientes como MURAKAMI Haruki y YOSHIMOTO Banana gozan de notable popularidad entre los jóvenes lectores japoneses y han sido traducidas a muchos idiomas.